h1

¿Vocero del PAN o Caso Clínico?

May 31, 2013

*  ¿ASOCIA PATOLÓGICAMENTE LOZANO ALARCÓN A AGUËRA Y AL PRI CON SU PADRE Y SU ABUELO?

*  ABANDONO Y RECHAZO EN SU INFANCIA, ¿DETERMINAN SUS FOBIAS POLÍTICAS Y PARTIDISTAS?

*  NIETO DE “DON GA”…EL SENADOR ES AHORA  “VOCERO” DE  UN CANDIDATO POBLANO

josé a. pérez stuart

La tormentosa vida del senador neopanista Javier Lozano Alarcón, así como su histriónica personalidad, me remontan a mis prácticas profesionales en un hospital psiquiátrico de la ciudad de México, donde uno de los más antiguos internos del mismo, que se dice acosado por el Ejército y la

Aviación francesas — y que según cuenta han logrado ser contenidas en cruentas batallas por sus pares mexicanas que custodian el nosocomio del sur del DF donde él se hospeda–, sufrió el estallido de sus delirios por las mismas frustraciones que el “vocero” del neopanismo poblano y supuesto aspirante a la Presidencia del Partido Acción Nacional, Lozano Alarcón, padeció en su juventud: su incapacidad musical para satisfacer los deseos de su señora madre.

El interno, cuenta (en concordancia con lo que se detalla en su historial clínico), que su madre deseaba que fuera un excelente músico, y que él se hizo a la idea de convertirse en miembro de la Orquesta Filarmónica gala, de tal suerte que tomó clases y se preparó hasta que llegó el día de presentarse en París para la evaluación correspondiente; su madre y él estaban convencidos de que era el mejor y sería escogido. Su nivel de frustración era sumamente bajo, pues fue convencido por su progenitora de que no había otro como él, y eso acabó con su equilibrio mental. En efecto, fue rechazado por los exigentes músicos franceses.

Así, el rechazo de que fue objeto, y su falta de resiliencia, finalmente lo condujeron al hospital psiquiátrico, pues elaboró todo un constructo mental que empieza por señalar que fue víctima de un “compló” del propio gobierno francés, que no podía permitir que un estadunidense llegara a ocupar un puesto dentro de la Orquesta. El descubrimiento de tal “compló”, así como la divulgación que hizo del mismo, dice, provocó en su contra una persecución incluso armada por parte de los servicios de inteligencia y militares galos, que desean eliminarlo, a efecto de borrar todo rastro de la conjura. Por eso, argumenta a quienes lo atendíamos clínicamente, que vive en constante peligro, y que la portentosa Fuerza Aérea Mexicana es la que le ha mantenido con vida, al repeler los ataques de que ha sido objeto, como es el caso de constantes bombardeos al nosocomio donde, por cierto, no siempre come…pues asegura ha padecido intentos de quitarle la vida a través del envenenamiento de alimentos que le ofrecen en ese lugar.

El senador panista Javier Lozano Alarcón, impuesto como “vocero” a  Antonio Gali, presenta los

mismos antecedentes. Son, en verdad, patéticos.

Su madre, ha confesado públicamente, lo llevó al Conservatorio y se afanó en que fuera un pianista consumado; sin embargo, una tarde descubrió el tipo, en medio del llanto, su insuficiencia en ese campo. El periodista Humberto Padgett, quien le realizó una magnífica entrevista de semblanza, no duda en destacar  la devoción [de Lozano Alarcón] por su madre (“Tenía una gran capacidad para el trabajo y una gran sensibilidad artística, pintaba… Ella me llevó al conservatorio de música”), que nos ofrece elementos suficientes para diagnosticar los rasgos patológicos del conflictivo senador neopanista, toda vez que  esa “devoción” detectada por el periodista, no puede desprenderse de otros factores, a todas luces dignos de consideración para cualquier profesional de la psicología, el psicoanálisis o la psiquiatría:

1.- El desprecio radical por su padre: “es un cobarde…”, dice Lozano Alarcón de su progenitor, quien se separó de su madre cundo él era pequeño.

 

DON GA

2.- El desconocimiento, la lejanía absoluta de su propio abuelo materno, el temido Don GA (Gabriel Alarcón Chargoy), dado que la madre de Lozano Alarcón fue una hija de aquél, nacida fuera del matrimonio:

– Con mi abuelo no hubo relación. Ni lo conocí. Fue muy cercano a William Jenkins y entiendo que no tuvo la mejor reputación. Las condiciones económicas se sobrellevaron gracias a sus bisabuelos maternos. Conozco algunos Alarcón, pero en realidad con ellos cero. De la familia de Lozano nadie habla con apertura. Ni sus hermanos.”, fue lo que le confesó al periodista Padgett, que lo entrevistó. 

 

3.-  Pero además de olvidado del padre, de los abuelos maternos y de la propia familia Lozano…Javier tiene un hermano afectado por Trastorno Bipolar.

4.- Y uno de los propios hermanos del pintoresco senador neopanista y “vocero” de Antonio Gali, llegó a confesar al periodista lo siguiente:

 –¿Cómo era su hermano en la infancia?– se le preguntó a Sergio, el mayor de los Lozano Alarcón y heredero del consultorio dental de Concepción. 

 

–De mi hermano Javier no puedo hablar. Ya sabe usted cómo es, cómo se enoja– respondió Sergio al otro lado del teléfono con tensión inocultable. Inútil insistir.”

Frente a tan patológico cuadro, ¿alguien puede extrañarse al saber que el mismo Javier Lozano Alarcón, al lado de otro de sus hermanos, Gerardo, haya demandado legalmente a su hermano Sergio a quien “le reclamaron dineros relacionados con el edificio que su madre comprara varios años atrás y que alberga el departamento donde terminaron de crecer sus tres hijos”?. 

El periodista se pregunta:

 

“¿Fue en realidad inocuo el papel de Gabriel Alarcón en el guión de su nieto Javier? Varias personas consultadas en Puebla aseguran que, en su juventud, el muchacho explicaba la suficiencia económica de su familia en el patrocinio de su abuelo con quien, según las mismas fuentes, efectivamente no existía mayor convivencia, quizá más por aprehensiones sociales y definitivamente no económicas pues ya poseía una de las mayores principales fortunas de México.” 

Evidentemente, el proceder actual del conspicuo “vocero” de Gali, está íntima, patológicamente vinculado con esa infancia tormentosa, caracterizada por el abandono, el rechazo que sufrió, y la dolorosa frustración que a lágrima viva experimentó al no poder satisfacer ese anhelo de su venerada madre porque fuera un pianista consumado.

A lo anterior habría que añadir que esas modificaciones tan inesperadas en su carácter, pueden a su vez tener una vinculación genética, dada la Bipolaridad diagnosticada y tratada que enfrenta uno de sus hermnos.

Así las cosas, cuando se nos ha solicitado una observación profesional sobre la conducta de dicho

senador neopanista, que según algunos quiere ser Presidente nacional del PAN, que según otros aspira a suceder a  Rafael Moreno Valle en la gobernatura de Puebla, y que le fue impuesto a Antonio Gali como “su vocero”…no podemos menos que añadir que, como producto del síndrome que parece manifestar, psicoanalítica y psicológicamente, tanto el PRI como Enrique Agüera, en las embestidas verbales que sufren por parte de Lozano Alarcón, podrían estar siendo sólo las víctimas de todo ese cúmulo de frustraciones, resentimientos y conflictos infantiles vivenciados y no resueltos por el propio Lozano Alarcón.   

Esto es, dentro del aparato psíquico de Lozano Alarcón, tanto Enrique Agüera como el PRI, estarían representando a su padre, a su abuelo. En el PRI y en Enrique Agüera estaría descargando todo ese odio que parece llevar guardado desde su infancia. 

La única ventaja que ofrece es que, cuando menos hasta el momento, todavía no asegura ser objeto de ningún bombardeo por parte de las tropas y la fuerza aérea priístas…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: