h1

Cisma en la Iglesia y Guerrillas en México, Centro y Sudamérica

November 29, 2014

*  DESDE HACE 34 AÑOS, PLATA MORENO, MÜGGENBURG  Y “CRISTIANISMO SÍ”, ADVIRTIERON LOS DESVÍOS DENTRO DE LA IGLESIA

 

*  PERSONAJES Y MOVIMIENTOS REVOLUCIONARIOS DE HOY, RETRATADOS Y ANALIZADOS…¡ HACE 4 DÉCADAS !

 

*  APLICAN EL LLAMADO ANÁLISIS MARXISTA DE LA REALIDAD PARA CAMBIAR A LA IGLESIA EN MATERIA DE HOMOSEXUALIDAD, MATRIMONIO Y POBREZA

 

 

 

De JOSÉ A. PÉREZ STUART

 

Cualquier analista o persona interesada y/o preocupada por el repunte de los estallidos guerrilleros comunistas en México, Colombia y otros países de Centro y Sudamérica, no puede pasar por alto el Cisma que está sufriendo la Iglesia, dada la relación existente entre ambos fenómenos:

 

1.- La recurrencia de destacados dirigentes de la Iglesia, de utilizar en el último año –consciente o inconscientemente–, el llamado “análisis marxista de la realidad” para reemplazar la visión teológica de la pobreza por el  reductivo sesgo histórico-económico (materialismo histórico), que hace ver aquella como mero producto de la opresión del sistema “capitalista” (lucha de clases)…

 

2.- La pretensión de reemplazar la Iglesia como el Pueblo de Dios…por un estamento clasista, exclusivo “de los pobres y para los pobres”  que  libre, desprovista de toda estructura, de toda jerarquía, de todo dogma, de toda supeditación al  Magisterio, suplante los templos y los espacios y comunidades conventuales y religiosas por colectivos donde el lumpen mismo sea “el lugar de Dios”, el “lugar teológico”, “el lugar de la presencia de Dios”….

 

3.- El afán de suplantar la Historia de la Salvación (que tiene a Cristo, el crucificado, como el redentor del género humano) por la mera “liberación” económica en un “mundo (…) interpretado a la luz del esquema de la lucha de clases” (Ratzinger, 1983), en el que lo vital ya no es invitar al arrepentimiento, a la conversión, así como a la mortificación y a la penitencia del que obra mal…sino más bien sumarlo a “movimientos populares”  en las periferias socio económicas, para que en vez de “buscar primero el Reino de Dios y su justicia y todo lo demás se os dará por añadidura”, mejor se interese por “las añadiduras”… 

 

4 .- La tendencia de esos mismos eclesiásticos, de igualmente encajonar en la misma óptica económico-histórica (materialismo histórico) la crisis que padecen las familias en el mundo, pasando por alto que la raíz de dicha crisis es moral, dado que el mayor número de nacimientos proviene de madres solteras, y tanto la delincuencia como las adicciones tienen su caldo de cultivo en hijos de familias rotas o monoparentales, como lo corroboran todas las estadísticas a nivel mundial…

 

5.- La ausencia, en la discursiva regular de algunos religiosos, de toda referencia, de todo soporte doctrinal en los preceptos evangélicos, la Tradición y/o en el abundante reflexionar del Magisterio,  so pretexto de no ser “autoreferenciales” y/o “egocéntricos”…

 

6.-   La “relectura” de la Palabra de Jesucristo (Dios)  en materia de matrimonio-divorcio, así homosexualidad, por ejemplo, para igualmente sujetarla al análisis marxista de la realidad, en el que “el concepto  de “historia” se convierte en una referencia hermenéutica decisiva”  y, consecuentemente, “la historia es la auténtica revelación  y por tanto la verdadera referencia  hermenéutica de la interpretación bíblica”. Así, a Cardenales y Obispos que pretende aplicar la Palabra de Dios, los preceptos divinos en esas materias, se les trata de descalificar, llamándolos “tradicionalistas”, por no supeditarse a “los signos de los tiempos”.

 

5.-  En una palabra…la suplantación teleológica de “a la mayor Gloria de Dios” por la búsqueda de un “humanismo tramposo“, en el que se busca, por sobre todo, hacer cree que sea cual sea el comportamiento personal, todos estamos en “comunión”.

 

Pues bien, hemos hecho referencia a este panorama que se está viviendo en la Iglesia, porque religiosos que asumen el “análisis marxista de la realidad”, en detrimento de la Teología y la Doctrina Social de la Iglesia, es de todos sabido que se han unido e incluso animado la conformación de guerrillas en nuestro continente, a partir de las “comunidades de base” que forman en las áreas rurales de nuestros países. Lo más grave de todo este fenómeno es que no es nuevo. Fue detectado a tiempo, pero hubo gobiernos que no alcanzaron a detectar su magnitud, a través de sus servicios de Inteligencia; y de la misma manera, dentro de la propia Iglesia, hay y hubo obispos que solaparon a dichos grupos revolucionarios, o simplemente no asumieron su compromiso como pastores.

 

Y como demostración de lo que estamos diciendo, tenemos a la mano un libro que no puede dejar de leerse, por parte de los analistas políticos: La Otra Iglesia Imposible.

 

En efecto, al leer dicho libro, no queda sino admitir que desde hace 34 años, sí, que el cisma por el que dramáticamente hoy atreviesa la Iglesia, fue visualizado, advertido y radiografiado con toda claridad y exactitud teológica, filosófica, económica e histórica, por los mexicanos Ramón Plata Moreno, Federico Müggenburg  y demás miembros del Movimiento Cristianismo Sí, cuando con parresía escribían a los obispos del mundo sobre desvíos doctrinales que hoy parecen haber tomado carta de naturalización en elevados niveles de la jerarquía eclesiástica.

 

El libro no tiene desperdicio. Ahí está la raíz de la guerrilla que opera en América, apadrinada por los llamados “teólogos de la liberación”. Pero también, las raíces del actual cisma que sacude a la Iglesia, por las razones enumeradas aquí en un principio.

 

Desde 1970, da cuenta el libro, Plata Moreno, Müggenburg y otros católicos, advirtieron a los jerarcas de la Iglesia lo que se estaba cocinando. Hace, pues, más de cuatro décadas…

 

Plata Moreno, Müggenburg y demás, en sus escritos a los obispos, van advirtiendo, con lujo de detalles y razonamientos históricos, teológicos, económicos y filosóficos, los pasos y fundamentos de los grupos anidados en la Iglesia, que buscan desviarla de sus fines  e insertarla en la esfera revolucionaria. ¿Qué hicieron los obispos? ¿Qué han hecho? ¿De qué se espantan algunos católicos de la violencia revolucionaria, callejera, anarquista, narco-revolucionaria…si de tiempo atrás ha crecido con el respaldo de los llamados “teólogos de la liberación”?

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: