h1

Iglesia en Cisma y Socialismo en Quiebra.- De Reagan, Tatcher y Juan Pablo ll…a Obama, Evo y Francisco

January 24, 2015

*  A GRECIA, ESPAÑA, PORTUGAL, FRANCIA E ITALIA…LAS QUEBRÓ ECONÓMICAMENTE LA SOCIALDEMOCRACIA

 

*  DISFRAZAN SU FRACASO, INUNDANDO EL MUNDO DE DÓLARES Y EUROS, EL “FMI”, EL BANCO MUNDIAL Y EL BANCO CENTRAL EUROPEO

 

*  LA AUTODEMOLICIÓN DE LA IGLESIA, PROVOCADA POR EL HUMO DE LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN

 

 

De JOSÉ A. PÉREZ STUART

 

1.- La renuncia de Benedicto XVI al ejercicio del papado y, en contraste,

 

2.- La reelección de Barak Obama como Presidente de Estados Unidos…

 

Polos opuestos.

Representan los polos opuestos que mejor manifiestan el cambio de época que vivimos y, al mismo tiempo, hacen comprensible la globalidad de la actual crisis multifacética, que se experimenta a través de la inestabilidad, la desazón, la incertidumbre en las mentes y en las conciencias de las personas, así como en los bolsillos privados y  las finanzas públicas de todas las regiones:

A)  Los precios de las principales materias primas, se derrumban día con día.

B)  Las monedas, signos monetarios de los estados, se devalúan por doquier, hasta ser artificalmente sostenidas por miles de millones de euros sin respaldo, regados para crear una falsa ilusión de estabilidad.

C)  La llamada Unión Europea parece igualmente tambalearse, y con ella, su máximo representante, el euro.

D)  La Iglesia padece un profundo Cisma.

E)   La blasfemia es defendida por gobernantes, y la runfla sale a las calles de la decadente Europa para proclamar el derecho a burlarse de Dios. Del Dios único y verdadero. Y también del Dios del islam. Y del Dios judío.

F)  El homosexualismo, el condón, la píldora anticonceptiva y el aborto, además de una campaña mundial contra el matrimonio, hacen caer dramáticamente la natalidad y lo mismo en Estados Unidos que en Europa, algunas razas ya han perdido, técnicamente, la capacidad de prolongar su existencia.

G)  El tribalismo, el panteísmo y el culto a deidades terrenas, son ensalzadas por entidades públicas, gobernantes y teólogos de la liberación, en medio de las proclamas laicistas, la desacralización moral y la secularización social.

El mundo, si se usara una expresión popular, está “de cabeza”. En otras palabras, está efectivamente al revés, porque sí, ciertamente, ha dado un vuelco.

 

TRES DÉCADAS DE CERTEZAS Y RELATIVA

ESTABILIDAD, QUEBRADAS: OBAMA Y BENEDICTO XVI 

Tres personas representaron un estado de las cosas en el mundo…y otras personas se encuentran en el fin –nuevamente en la historia–, de lo dado por supuesto. En un intento de cambio de paradigmas que, sin embargo, pretende ir más allá, esto es, al cambio de principios. Pero veamos…

  

En efecto, mediante la solidez doctrinal y un actuar congruente, de manera providencial coincidieron en la historia Ronald Reagan, Margaret Tatcher y Juan Pablo ll, quienes dieron por terminada una de las fases más cruentas de la humanidad –constituida por el sacrificio de millones de personas en aras del mesianismo marxista–, e iniciaron una nueva que, en medio de trampas, presiones y amenazas, Benedicto XVl logró prolongarla lo más posible…hasta no tener más remedio humano que renunciar al ejercicio papal.

Evo Morales, sumo sacerdote de la teología de la liberación.

Fueron poco más de 30 años de relativa estabilidad, a la que los ataques a las Torres Gemelas y la revelación de documentos confidenciales obtenidos del mismo escritorio personal del Papa Benedicto XVl, parecieron poner fin.

Y es así que hoy, para el analista, para el historiador, otras tres personas –Barack Obama, Francisco y Evo Morales–, marcan los tiempos distintos. Los del presente. Y que como todo presente, hunden sus raíces en el pasado. ¿Qué pasado?

Para entender, en su real dimensión,  lo que está sucediendo, es indispensable a todo investigador, a todo analista, a todo historiador, reconocer que no hay efecto sin causa, y que el actual estado de las cosas no ha brotado de forma inesperada, ni menos aún espontánea, sino que es la consecuencia lógica de acciones humanas concretas, previamente decididas, y detrás de las cuales se encuentra un telos de quien o quienes las articulan.  En efecto, parten de una base y tienden hacia un fin. Es por ello importante recordar lo que Pepe Castellanos gusta repetir a los que parecen confundirse en medio de las tribulaciones; esto es, que  ya desde su Historia de los Heterodoxos Españoles, Marcelino Menéndez y Pelayo atinadamente señalaba que detrás de todo conflicto político, hay un conflicto religioso. Y ésto es así no porque lo diga Menéndez y Pelayo, sino simple y sencillamente porque así ha sido. No es una propuesta ideológica, sino una evidencia empírica. Hoy. como ayer, los grandes giros de la historia, han tenido una raíz religiosa.  Han sido resultado de la tensión entre lo humano y lo divino.

Es así que, para situarnos correctamente en el hoy, tenemos que tomar en consideración los pontificados de Juan Pablo ll y Benedicto XVI, que  se distinguieron, entre otras cosas, por ofrecer certezas, resaltar realidades y privilegiar la Verdad que el mundo requería –por haberlas perdido–, debido al prolongado reinado de la Modernidad, y consecuentemente de la secularización y el escepticismo…hijos todos ellos de las Luces, de la Ilustración. del Liberalismo, que obligaron a la Iglesia a la convocación de un nuevo Concilio que hiciera precisa, clara y manifiesta la cosmovisión cristiana del hombre y la historia, y la presentara a una sociedad sedienta de seguridades.

Y es precisamente dentro de dicho contexto histórico, que se hace comprensible el esfuerzo reiterado, consistente, sólido, de Juan Pablo ll y Benedicto XVl, por exponer de manera global y sencilla, la compatibilidad entre la Fe y la Razón, así como la racionalidad de la Fe misma, a un mundo descreído, escéptico, relativista. Esos fueron, en efecto, dos puntos esenciales  –junto con la fundamentación y defensa del Orden Natural, de la Dignidad de la Persona y de los Derechos Humanos–, que regalaron los mandatos petrinos de esos dos hombres (destacados individualmente por su pensamiento coherente, unívoco, esclarecedor), en torno a  las grandes cuestiones sociales.

Ambos, Juan Pablo ll y Benedicto XVl, marcaron tanto el inicio como el proceso de consolidación –desafortunadamente interrumpido éste último por la renuncia papal, hace poco más de un año–, de testimoniar la Verdad en medio de  la confusión reinante tras el fin del Concilio Vaticano ll. Un Concilio que pudiera ser considerado como fallido, en razón de que a más de 50 años de celebrado, los frutos reales están todavía cubiertos, escondidos, distorsionados…haciendo con ello válidas las palabras que utilizó el propio Papa a quien la providencia divina seleccionó para cerrar los trabajos del Concilio mismo: Paulo Vl.

“¿Cómo se ha podido llegar a esta situación?”, se preguntó en un mensaje al mundo el Papa Paulo Vl, apenas unos años después de concluido el Vaticano ll.  Concilio que debería ser para iluminar al descarriado, para orientar al extraviado, para solidificar lo pantanoso. Pero no. El Papa Montini estaba pública, abiertamente sorprendido, consternado por lo que estaba sucediendo dentro de la Iglesia, y cómo tal situación estaba repercutiendo en la sociedad en su conjunto. Y ese 31 de octubre de 1973, planteó el fondo de la cuestión, a partir de los signos y síntomas visibles:

“ Se creía que después del Concilio vendría un día de sol para la historia de la Iglesia. Por el contrario, ha venido un día de nubes, de tempestad, de oscuridad, de búsqueda, de incertidumbre y se siente fatiga en dar la alegría de la fe.”

Esas eran las evidencias que mostraba la radiografía. Como buen médico, Paulo Vl las fue describiendo con certeza, puntualidad,  dolor…en medio del decaimiento de las vocaciones sacerdotales, de la defección de religiosos que se  habían ido de guerrilleros, de abusos en la liturgia, de la inmoralidad de sacerdotes y del empleo del análisis marxista de la realidad para tratar de convertir a la Iglesia en instrumento de la “liberación” de los pobres y ya no redentora del género humano, mediante la evangelización, el testimonio de la verdad y la custodia del Depósito de la Fe…

“¿Cómo ha ocurrido todo esto?”, se preguntó el Papa delante del mundo. Y ofreció el diagnóstico:

“Nos, os confiaremos nuestro pensamiento: ha habido un poder, un poder adverso. Digamos su nombre: él Demonio. Este misterioso ser que está en la propia carta de San Pedro —que estamos comentando— y al que se hace alusión tantas y cuantas veces en el Evangelio —en los labios de Cristo— vuelve la mención de este enemigo del hombre. Creemos en algo preternatural venido al mundo precisamente para perturbar, para sofocar los frutos del Concilio ecuménico y para impedir que la Iglesia prorrumpiera en el himno de júbilo por tener de nuevo plena conciencia de sí misma.”

¿Pero cómo pudo haber cundido ese cáncer diabólico? Expuso:

“Se diría que a través de alguna grieta, ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios. Hay dudas, incertidumbre, problemática, inquietud, insatisfacción, confrontación. Ya no se confía en la Iglesia, se confía más en el primer profeta profano —que nos viene a hablar desde algún periódico o desde algún movimiento social— para seguirle y preguntarle si tiene la fórmula de la verdadera vida; y, por el contrario, no nos damos cuenta de que nosotros ya somos dueños y maestros de ella. Ha entrado la duda en nuestras conciencias y ha entrado a través de ventanas que debían estar abiertas a la luz: la ciencia.”

¿Y cómo lo ha hecho?

“Es cierto que la ciencia nos dice los límites de nuestro saber, pero todo lo que nos proporciona de positivo debería ser certeza, debería ser impulso, debería ser riqueza, debería aumentar nuestra capacidad de oración y de himno al Señor; y, por el contrario, he aquí que la enseñanza se convierte en palestra de confusión, en pluralidad que ya no va de acuerdo, en contradicciones a veces absurdas.”

Y expuso la terapia para aplicarse al paciente [la sociedad, el mundo], enfermo de incredulidad, de incertidumbre, de escepticismo:

“Precisamente por esto, quisiéramos ser capaces, ahora más que nunca, de ejercer la función que Dios encomendó a Pedro de confirmar en la fe a los hermanos. Quisiéramos comunicarnos este carisma de .la certeza que el Señor da a quien le representa, incluso indignamente, en esta tierra. Y deciros que la fe —cuando está fundada en la palabra de Dios, aceptada y situada en la conformidad de nuestro propio ánimo humano— esta fe nos da una certeza verdaderamente segura. Quien crea con sencillez, con humildad, se sabe por el buen camino, siente que tiene un testimonio interior que nos confirma en nuestra difícil ideología y nos conforta en la difícil conquista de la verdad.

“El Señor se manifiesta como luz y verdad al que lo acepta en su palabra, y su palabra no se convierte en obstáculo a la verdad y al camino hacia el ser, sino en peldaño por el que podemos subir y ser de verdad conquistadores del Señor, que nos viene al encuentro y se entrega hoy a través de esta metodología, de este camino de la fe que es anticipo y garantía de la visión definitiva.”

Quien relea lo dicho por Paulo Vl, encuentra la explicación, la fundamentación racional de los pontificados de Juan Pablo ll y Benedicto XVl. Y también, el esfuerzo de ambos por confrontar a las ideologías con la exposición

Paulo Vl en el Concilio.

reiterada de las verdades. Sus documentos, sus encíclicas, tenían ese fin: precisamente fundamentar racionalmente y hacer comprensibles a todos, las razones de la fe.  Sabían perfectamente que en medio de la confusión, de la incertidumbre, no se podía caer en la declaración rápida, banquetera, que pudiera prestarse a variadas interpretaciones, sino que se necesitaba construir, poco a poco, la escala racional de la verdad, de la verdad de la fe. Y fue así como frente a la decadencia de los institutos religiosos que habían traicionado sus orígenes por incorporarse a la Revolución, proliferaron los movimientos eclesiales; seminarios de ordenes nuevas no contaminadas empezaron a poblarse  y dar masivas ordenaciones sacerdotales a la Iglesia, y finalmente obispos y sacerdotes retomaron la apologética para consolidar su labor profética como sostenedores, defensores y testigos de la verdad. Todo, pues, parecía ir mejor…

Frente a los excesos y desvaríos, tanto litúrgicos como doctrinales,  los pontificados de Juan Pablo ll y Benedicto XVl habían ofrecido poco más de 3 décadas de rectitud, de persistencia, de certidumbre. Sin embargo, como el propio Paulo Vl había asdvertido advirtió un año antes de morir, “No hay que extrañarse de que nuestra sociedad vaya degradándose, ni de que la Escritura nos advierta con toda crudeza que “todo el mundo (en el sentido peyorativo del término) yace bajo el poder del Maligno”, de aquel al que la misma Escritura llama “el Príncipe de este mundo”.  Sin embargo, el esfuerzo hecho no resultaba suficiente frente a la ferocidad del enemigo y por ello Benedicto XVl denunció abiertamente “la dictadura del relativismo“. Y fue así que se lanzaron ofensivas contra ambos pontífices, Juan Pablo ll y Benedicto XVl, hasta que éste último declaró públicamente que no contaba ya con la resistencia necesaria para seguir, y renunció al ejercicio del petrino…

Lo más significativo de los ataques contra el Papa Benedicto XVI es que  tuvieron su origen en las entrañas mismas de la Iglesia.  Obispos, Cardenales, funcionarios de la Curia, participaban al lado de los teólogos de la liberación, en el afán de dar un vuelco, dar un giro copernicano, “axial”:

*  Que abatiera toda primacía de la única Iglesia fundada por Cristo;

*  Que  el ecumenismo se convirtiera en un mero igualitarismo entre la Iglesia Católica y las sectas religiosas;

*  Que fuera pospuesta la manifestación y defensa de la Verdad, en aras del tolerantismo;

*  Que el Evangelio quedara sometido a una “re-lectura” a través de la cual los preceptos contenidos en él, adquirieran un carácter gradualista, de “posibles”, y perdieran su calidad vinculante;

*  Que la pobreza fuera asumida con una óptica socio-económica, de tamiz dialéctico, y ya no como un macarismo cristiano;

*  Por lo tanto, que las bienaventuranzas pasaran a ser “re-leídas” bajo un tenor sociológico, economicista y jurídico, que les permitiera ser superadas a través de la participación colectiva en movimientos revolucionarios (guerrilleros, tanto urbanos como campesinos), y finalmente,

*  Injertar en la Iglesia de Jesucristo la Ideología de Género, que alterara la estructura creada por aquél y, al lado del sacerdocio femenino y el matrimonio de los sacerdotes, quedaran aceptas las relaciones entre personas del mismo sexo, así como la poligamia y la pederastía, entre otros.

Toda la ofensiva contra Benedicto XVl, debe reiterarse, tuvo la peculiaridad, el sello, de generarse desde el interior de la Iglesia. Carácter  significativo, peculiar…pero nada sorprendente. Sólo para los más jóvenes o para los desmemoriados, ya que el propio Paulo Vl había advertido también, en otra de sus alocuciones esjatológicas, que la acción diabólica estaba llevando a la Iglesia a un proceso “de auto demolición”. Así de grave.

Por lo tanto, al analizar lo que está sucediendo desde la óptica misma de la Iglesia, no podemos caer tampoco nosotros en la confusión:

*  No se trata, pues, de “un problema de la Curia”.

*  No se trata de un problema que la Iglesia resuelva con “la reestructuración de los dicasterios” vaticanos.

Se trata, pues, de un problema más profundo. Superior. Metafísico. Creer que la Iglesia superará los problemas que enfrenta con “la reestructuración de la Curia”, con “la reforma estructural” de los dicasterios, es olvidar la natualeza de la misma. Su origen y destino. Es más, hasta la causa, el origen de la venida de Jesucristo. Y el motivo de la pasión, muerte y resurrección de Éste. Porque es evidente que no vino para terminar con la pobreza material, ni para crear ejércitos o guerrillas. “A los pobres los tendremos siempre”, dijo. La suya es la salvación del hombre. Salvarlo, liberarlo, pero del pecado. Del demonio. De la muerte. La guerra que libra la Iglesia, pues, es de un orden superior. Y el ataque sufre la misma, también es de ese mismo orden, aún cuando sea mediante instrumentos, herramientas, recursos humanos. Paulo Vl lo expone así, con toda nitidez. ¿Por qué ocultarlo nosotros?

Por lo tanto, el problema que subyace y hace comprensible la actual crisis política en el mundo, es un problema religioso. No al revés. Es el cisma profundo que sufre la Iglesia.  Ese proceso de autodemolición que padece. Ese humo de satanás que parece asfixiar a muchos, dentro de ella. En otras palabras, las luces con las cuales la Iglesia pensaba  orientar al mundo para sacarlo del marasmo existencial en que se encuentra, han sido, han estado siendo, ahogadas, asfixiadas, como lo dijo Paulo Vl, por ese humo que incluso la ha sometido a un proceso de autodemolición.

Y sólo a partir de la comprensión, del recordatorio de la raíz sobrenatural, metafísica de dicha guerra que libra en forma desgarradora desde dentro, se hacen igualmente asequibles, en su real dimensión, el profundo Cisma que sufre, así comoi el entorno ideológico que lo encubre bajo el velo de “actualización”, “misericordia”, “tolerancia”:

 BARACK OBAMA O LA DESTRUCCIÓN

DE OCCIDENTE VÍA  LA REINGENIERÍA SOCIAL

Como miembro de la Internacional Socialista, Barack Obama ha puesto en marcha el proyecto ideológico global de la socialdemocracia, que en España, por ejemplo, se vio atenuado por el descarrilamiento  económico del gobierno igualmente socialdemócrata de José Luis Rodríguez Zapatero. Hay que insistir que es un esquema global, integral, en el que van de la mano lo económico con lo moral, lo cultural, lo religioso, lo político. Es la adaptación más reciente de la propuesta gramsciana contra lo que él denominaba “la hegemonia” occidental-cristiana.  Por tanto, pieza clave es la Ideología de Género, bajo la cual se hace girar el “proyecto de reingeniería social”:

*  Promoción de la anticoncepción como política de Estado.

*  Promoción, legalización y obligatoriedad del aborto, incluso para instituciones religiosas.

*  Promoción de la cultura gay, con la consecuente legalización de “bodas” y el establecimiento de “derechos” como el de adopción.

*   El Estado de Bienestar, con el consabido esquema de la Seguridad Social (Obamacare), que ha llevado a la quiebra financiera a todos los gobiernos europeos, dado que por la caída en la natalidad y la consecuente caída en la fuerza laboral, los ingresos fiscales disminuyen y por lo tanto, los recursos financieros para sostener los beneficios a los pensionados y jubilados.

*   Incremento de la carga fiscal como parte sustantiva de la política sustentada en el Estado como motor de la economía.

*  Elevación ilimitada del financiamiento público y la emisión de deuda pública. Hoy, por ejemplo, Estados Unidos es el país más endeudado del mundo.

*  Desmantelamiento del liderazgo y poderío estadunidense ante los enemigos de la cultura occidental-cristiana, mediante los siguientes mecanismos:

A)  El derribamiento de gobiernos en el Oriente Medio que eran aliados occidentales y representaban una contención frente al expansionismo yihadista.- A todo este proceso, que alcanzó gobiernos como el de Libia, Egipto y demás, se le bautizó como “Primavera Árabe”, a efecto de engañar a la opinión pública en Occidente.

B)  Filtración intencional de videos sobre el tratamiento a terroristas yihadistas en las cárceles operadas por la CIA, con el fin de provocar indignación y favorecer a la causa yihadista en el mundo.

C)  Filtración intencional de documentos secretos y métodos de espionaje estadunidense, con el fin de restar capacidad de maniobra a su país.

* Empleo del FBI y la oficina recaudadora de impuestos de Estados Unidos, para deliberadamente perseguir a sus opositores “derechistas” dentro del territorio estadunidense.- Los trabajos en ese sentido están documentados y han sido hechos públicos y objeto incluso de debate en el Congreso de ese país.

*  Reconocimiento a La Dictadura Perfecta de Cuba.

Pero lo que no puede pasarse por alto es que al igual que el comunismo, el socialismo ya también quebró. Su fracaso está siendo disfrazado, cubierto, ocultado, escondido, por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, inundando el mercado financiero de miles de millones de euros que al ser intercambiados por simples papeles (bilimbiques) sin respaldo de los gobiernos, llamados “Bonos”, crean un ficticio entorno de estabilidad, se bonanza. Es lo que acaban de hacer con Grecia. Y lo mismo hicieron con Portugal. Y con España.

En efecto, a pesar de los esfuerzos de la Internacional Socialista por extenderlo –incluso para el caso particular de México, a partir del 2018–, ha colapsado en todos los países: ¿no por ello José Luis Rodríguez Zapatero perdió las elecciones en España? El proyecto socialdemócrata quebró a ese país, que tuvo que ser financieramente rescatado por los organismos internacionales. Portugal, con un régimen socialdemócrata, también quebró. Y lo mismo ha sucedido con Grecia. Y lo mismo acontece con Francia, sujeta a la vigilancia de las corporaciones financieras.

EVO MORALES: REPRESENTACIÓN FIEL DEL

LIDERAZGO EN LA TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN

En consonancia con la Internacional Socialista o movimiento socialdemócrata, opera a nivel mundial el socialismo guerrillero impulsado desde dentro de la Iglesia por los teólogos de la liberación,  mismos que públicamente se han identificado con Fidel Castro y el régimen cubano (esto es, con la real y auténtica Dictadura Perfecta), pero que en su evolución ideológica han adoptado, han asimilado, postulados de la cosmovisión masónica.

En efecto, la teología de la liberación se ha ido desdoblando en una serie sucesiva de propuestas económicas, morales, sexuales, cósmicas, religiosas y políticas que en la Iglesia han provocado el actual Cisma, pero que no se circunscriben ni a lo católico en sí, ni mucho menos a lo teológico, en el sentido natural y tradicional del término.

*  Se cobijan y nutren de las estructuras eclesiales: universidades “católicas”, parroquias, grupos catequéticos, equipos de evangelización…para ideologizarlos, hacer labores de proselitismo dentro de ellos y conformar sus “comunidades de base”.

*  Su centro de operación son las “periferias” (urbanas y rurales).- En ellas edifican las “comunidades de base”, a partir de la ideologización que parte de la acusación a la Iglesia de “imponer” la evangelización durante la Conquista; se nutre de la aplicación del llamado “análisis marxista de la realidad”  para juzgar el pasado y presente de lo eclesial, lo político y lo económico, y  finaliza en la organización de la lucha revolucionaria de “los pobres”, de los oprimidos.

*  Los macarismos cristianos les estorban para sus fines revolucionarios, y a partir de ahí “superan” la Sagrada Tradición, el Magisterio de la Iglesia y a las estructuras eclesiales creadas por Jesucristo, para entonces construir, según las “necesidades” del “mercado” donde operen, iglesias paralelas: la iglesia popular o la iglesia autóctona.

*  En tanto en el ámbito suburbano, su trabajo en “las periferias” se basa en la organización revolucionaria de “los pobres”, en el sector rural, su punto de partida con los indígenas es el resguardo de lo que ellos inculcan como la “propiedad originaria”; para después pasar a “defensa” lo que ellos denominan “naturaleza” (como si ésta se agotara, se circunscribiera a las áreas verdes) a la tierra, para finalizar en la adoración y consideración de la “Tierra” (con mayúscula) como “Madre” (también con mayúscula). Este proceso conlleva a la aplicación e ideologización en base a la “ecología de la liberación” de Leonardo Boff.

*  El trabajo tanto en las áreas rurales como en las urbanas, esto es, en “las periferias” de América, lo sostienen bajo el supuesto de que la Iglesia, la “Iglesia jerárquica”, no respetó las culturas existentes. Entonces, fundamentan su ideologización a través de la “teología india” (en el caso de las comunidades de base indígenas) y de la “teología intercultural e interreligiosa de la liberación” (en el caso de los llamados “movimientos populares”=guerrillas urbanas).

* En el campo eclesial, imponen una “liturgia inculturada indígena y afro” que sepulta el Sacrificio y Resurrección de Jesucristo, en aras del “ecumenismo” y el “interculturalismo”. El caso de Evo Morales es quizá el más representativo de esta corriente, junto con los mandatarios de otros países sudamericanos alimentados de teología de la liberación, y respaldados por las “comunidades de base” revolucionarias, léase “movimientos populares”. Junto con Leonardo Boff y Mijail Gorbachev, Evo es promotor de La Carta de la Tierra y prototipo del mandatario del Nuevo Mundo, de La Nueva Era, del Segundo Tiempo Axial, en el que la Iglesia es “superada”, ya no es necesaria, ni tampoco las religiones, sino que lo que ahora rige es “la experiencia religiosa” personal y el saber que todo es Dios.

* Consecuentemente con esa dinámica revolucionaria, la Moral desaparece, ya que para los teólogos de la liberación lo que debe prevalecer son “los usos y costumbres” (por supuesto ante cristianos). Y es así que la poligamia, el homosexualismo, la pederastia y demás, deben “respetarse”. Nada de

Manifestación de jóvenes católicos en Francia, viernes 23 de enero de 2015.

“imponer” la Moral. Acaba la evangelización, pues. Para los teólogos de la liberación, se debe ser tolerante, misericordioso. Si alguien practica el homosexualismo, hay que “respetarlo”. Si alguien por allá está divorciado y se vuelve a casar, también. Ya no se busca que haya arrepentimiento, conversión, moritificación y penitencia por la vida de pecado. No, ya no. El cristianismo no debe sobreponerse, ni inculcarse, sino co-habitar…en claves “interreligiosa”, “intercultural” y “macroecuménica”.- En contraste con la laxitud de la teología de la liberación, por ejemplo, cientos de miles de franceses han salido reiteradamente a las calles –como el viernes pasado, 23 de enero de 2015–, para reafirmar su rechazo a la legalización de la homosexualismo, a las bodas gay, al aborto.

*  El catolicismo, pues, se ausenta de la misión dictada por Jesucristo de “id y predicad a todas las naciones”, y asume una posición paritaria, igualitarista, horizontalista con sectas y demás. Ya no es el sacerdote o el obispo el que debe confirmar a sus hermanos en la Fe y bendecir en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, sino ser bendecido por los extraviados, los errados, los perdidos, los heréticos y los cismáticos.  En ellos, según los teólogos de la liberación, es en los que hay que apreciar “los valores” que encierran.

*  En última instancia, dicen los teólogos de la liberación, las religiones, con sus dogmas y sus iglesias, son falsos, han sido creados por los propios hombres, otorgándole a unos libros por ahí el carácter de “palabra de Dios” y dizque inspirados por Dios, para con ello justificar su hegemonía. Ante la incapacidad generalizada de descifrar las claves de la existencia humana, se inventaron todos esos mitos religiosos y la teología misma. Eso corresponde a un Primer Tiempo Axial. Pero ahora ya no es justificable. Ya somos mayores de edad. Ya hemos descubierto el ADN. Debemos hacer a un lado esas creencia falsas y sumarnos al Segundo Tiempo Axial, en el que Dios está en todo. Ya no hay que buscarlo en el Sagrario, dicen los teólogos de la liberación. La comunión, por el contrario, debe ser un mero instrumento de convivencia, de hermandad lo mismo con divorciados vueltos a casar que con homosexuales practicantes, pedófilos o travestis. Donde verdadera, auténticamente está Dios, dicen, es en todo. Primordialmente en los pobres. Así que dejémonos de aplicar el Evangelio, dejémonos de rigorismos, dejémonos de legalismos. Dios está en todo, insisten.

En medio de ese entorno eclesial es en el que está Francisco, como sucesor de Pedro. Como sucesor de Paulo Vl, de Juan Pablo l, de Juan Pablo ll y de Benedicto XVl. Pero también de todos los Papas anteriores a ellos. Con la voluntad expresa de Jesucristo, de confirmar a sus hermanos en la fe. Asentada en la Sagrada Tradición, las Sagradas Escrituras y el Magisterio continuo de la Iglesia.

P.D.

Luego de concluido el Concilio Vaticano ll, y en medio de la crisis eclesial descrita por el propio Paulo Vl como producto de una filtración del humo de satanás que la conducía a la autodemolición, en 1970 se creó el Movimiento Cristianismo Sí, por parte de un grupo de laicos mexicanos encabezados por el ingeniero Ramón Plata Moreno.

Las causas del cisma que hoy sufre la Iglesia fueron detectadas, analizadas, descritas y advertidas a los obispos de cuando menos Latinoamérica, por Plata Moreno y otros católicos como el arquitecto Federico Müggenburg –a quien tuvimos la gracia de recibir en las páginas editoriales de El Heraldo de México en aquella década.

Hoy, Federico ha lanzado un nuevo libro, “La Otra Iglesia Imposible”, que permite comprender lo que sucede y cómo, a lo largo de cuatro décadas, se fue tejiendo la red que hoy provoca el Cisma. Nadie, por lo tanto, puede darse por sorprendido de lo que está sucediendo en el interior de la Iglesia. Ahí, por esas páginas escritas por Federico, van desfilando nombres de los que hoy mantienen el timón de la cismática teología de la liberación: Solalinde, Boff, Evo Morales, Miguel D´Escoto, Hans Küng, Sebastián Mier, Hugo Chávez, Rafael Correa, Fernando Lugo, Sobrino, Comblin, Ivan Illich, Frei Betto, Dussel, Gustavo Gutiérrez, etc.

A la luz de lo presente, está de manifiesto la clarividencia de las advertencias hechas por esos católicos mexicanos. Es evidente, también, que no hicieron como la generalidad: quedarse callados y dejar “que los teólogos resolvieran el problema”. Como si la Iglesia sólo estuviera formada por hombres con sotana. Asumieron su responsabilidad, fundamentada incluso en documentos del Concilio, convencidos de que “callar, es pecado”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: