h1

Puebla: PAN-perredistas, Cienciología y Libros en Parroquias

March 1, 2015

*  PRIMERO DISTRIBUYÓ LIBROS DE  LA  “IGLESIA DE LA CIENCIOLOGÍA” O DIANÉTICA

*  AHORA, EL GRUPO DE MALDONADO VENEGAS FORMARÁ LA “BIBLIOTECA” DE LOS CATÓLICOS

*  MES A MES, SUMINISTRARÁN VOLÚMENES EN LOS TEMPLOS

De JOSÉ A. PÉREZ STUART

Después de que en septiembre del 2011 se armó tremendo escándalo en Puebla, por la distribución gubernamental de libros de la “Iglesia de la Cienciología” en las escuelas públicas de la entidad, al inicio de 2015, la misma facción convergente-perredista que anida en el gobierno de ese estado mexicano vuelve a la carga: sólo que ahora mediante la distribución de literatura laicista, secularizante, en los templos católicos.

¿Cuál puede ser el afán de funcionarios ligados al PRD y al ex Partido Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano, en mezclarse en lo religioso-educativo?

Recordemos:

1.- Desde 1993, la Dianética ha obtenido su reconocimiento en Estados Unidos como “Iglesia”, de tal suerte que oficial, formalmente, es la “Iglesia de la Cienciología”.

2.- Uno de los objetivos que tiene dicha “Iglesia” es el adoctrinamiento a través de sus libros, como es el caso de “Camino a la Felicidad”, escrito por Ronald Hubbard. De acuerdo a analistas de Inteligencia, esta obra concuerda con el esquema ideológico de Fernando Manzanilla Prieto (en aquél entonces, 2011, secretario general del gobierno poblano), cuñado de Rafael Moreno-Valle Rosas, y quien gusta de proclamar en torno a las llamadas “ciencias de la felicidad”(sic).

3.-  La Secretaría de Educación Pública del estado de Puebla, en aquél entonces comandada por el socialdemócrata Luis Maldonado Venegas, co-fundador del Partido Convergencia; militante del Movimiento Ciudadano y hoy miembro destacado del PRD, comenzó la distribución de 100 mil paquetes con libros de Hubbard entre profesores y alumnos del estado.

4.- La intrusión religiosa de ese calibre generó de inmediato el sobresalto en la sociedad, de tal suerte que únicamente se distribuyeron 3 mil paquetes. Un verdadero escándalo se armó en todos los sectores. Las autoridades poblanas trataron de culpar a la Fundación que encabeza Marinela Servitje,  de “recomendar” la obra de Hubbard, pero la señora se deslindó, pues aseguró que además de no haber hecho tal sugerencia, es católica y por lo mismo no concuerda con la ideología de los promotores de la llamada “Dianética”.

En Puebla, 10 de cada 100 personas de más de 15 años de edad, no saben leer y escribir.

En Puebla, el grado promedio de escolaridad se encuentra por debajo de la media nacional.

De acuerdo a las cifras oficiales, de cada 100 poblanos de más de 15 años de edad, casi el 10% carece de algún grado de escolaridad; el 60% apenas tiene la educación básica concluida; poco más del 16% concluyó la instrucción media.

No cabe la menor duda de que uno de los grandes retos es el de la instrucción en Puebla. El actual gobierno estatal habría conseguido pasar a la historia y exponer como una de sus mejores cartas frente a la disputa por la candidatura presidencial del 2018, el haber conseguido la alfabetización total de la sociedad poblana, así como haber obtenido la elevación en el nivel de escolaridad en el estado. Pero no fue así. Prefirió destinar la mayor parte de los recursos y atención, a la realización obras viales.

El asunto es, ¿de qué le serviría a las autoridades poblanas repartir “El Laberinto de la Soledad“, de Octavio Paz, si lo que necesita la población, dadas las cifras oficiales, son cartillas de alfabetización? ¿En qué contribuye a la sociedad poblana el reparto de  títulos de autores famosos si no sabe leer ni escribir? Porque los libros los están haciendo llegar a los templos, a las parroquias, para ser distribuidos en las zonas marginadas…

En esas áreas hacen falta: empleos productivos y permanentes; agua, energía eléctrica, pavimentación. Pero el gobierno poblano parece haber caído en aquello que El Matador cuenta siempre le advertía su mamá: “no saben caminar y ya quieren correr…” No les enseña a leer pero les regala obras de literatura. Falta energía eléctrica, pero reparte tablets o tabletas.

Luis Maldonado Venegas.

Por lo demás, las autoridades tienen sus propias redes de distribución en el ámbito escolar. Hay escuelas para adultos. ¿Por qué ese afán de utilizar los templos? ¿qué hay detrás de esa medida que parecería generosa, pero que a la luz de las estadísticas oficiales y los programas de instrucción pública, más bien adquiere el nivel de sospechosa?

A los alumnos y maestros de las escuelas públicas se les pretendió repartir libros “religiosos” de la cienciología o dianética…y ahora a los templos religiosos se les distribuyen obras laicistas, secularizantes. Este proceder incoherente es de llamar la atención. Algo, pues, no marcha bien, como cualquiera puede advertir. Ya cuando el Estado empieza por “evangelizar” o “adoctrinar” laicamente a los creyentes es que algo, algo, algo anda mal.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: