h1

“Catolicismo” de clóset

March 19, 2015

*   FRANCISCO EN LA CÁRCEL CON TRANSEXUALES, SODOMITAS Y LESBIANAS
*   NO CAMBIAN LOS PRINCIPIOS, NI TOCAN DOGMAS, PERO DAN VUELO A LA HILACHA, AL AMPARO DE LA MISERICORDIA
*  FALSO CATOLICISMO, DE ESTILO PLATÓNICO: EN EL MÁS ALLÁ, LOS PRECEPTOS; AQUÍ, CONCUBINATOS, ADULTERIOS, CONDUCTA GAY

De JOSÉ A. PÉREZ STUART

La reunión que Francisco sostendrá en Italia con personas que cuando menos tres veces delinquieron gravemente y, por una de esas infracciones se encuentran en prisión, puede ser utilizada por quienes, desde dentro de la propia Iglesia y a los más altos niveles de la misma, pretenden hacer del catolicismo una vivencia esquizofrénica, bipolar o, mínimo, platónica.

Y lo peor de todo ello es que tal encuentro en prisión, pudiera ser utilizado como mecanismo de presión para los cardenales y obispos que participarán en el próximo Sínodo de la Familia, y cuya primera parte convulsionó a la Iglesia, por la coacción del lobby gay para impulsar una “re-lectura” del Evangelio único de Jesucristo, y así legitimar sacramentalmente tanto la práctica homosexual como el amasiato y el adulterio.  Así, al término del pasado encuentro sinodal en el Vaticano, incluso uno de los monseñores asistentes tuvo la osadía de redactar unas frases con las cuales buscó engañar a la prensa mundial, al pretender adjudicarlas a cardenales que inmediata y públicamente lo desmintieron.

El caso es que el Papa se reunirá con estas personas, decíamos, tres veces gravemente delincuentes:

*  Primero, porque al cometer un delito tipificado en el Código Penal italiano, se hicieron acreedores a la sanción correspondiente: un tiempo en prisión.

*  Segundo, porque también violentaron la Ley Natural, al practicar la sodomía, el lesbianismo e incluso la transexualidad. Por eso a dichas conductas se les llama actos contra natura, porque van en contra de la naturaleza del ser; de lo que es un hombre, de lo que es una mujer, en razón de su ser constitutivo.

* Tercero, también violaron la Ley Divina, al realizar prácticas penadas y sancionadas por el Dios misericordioso. Sin ir más lejos, está el ejemplo de Lot y cómo el Señor castiga a Sodoma y Gomorra.

Miles de sacerdotes en el mundo, acompañan espiritualmente en hospitales a enfermos de SIDA y acuden a cárceles donde están internados homosexuales, lesbianas y transexuales, a los que de igual forma “asisten”  espiritualmente. Muchos de esos infractores sexuales son ateos y se resisten a cualquier guía sacerdotal. De la misma manera, desde hace más de 2,000 años, los sacerdotes se encargan de viudas, de huérfanos, de enfermos de todo tipo, así como de menesterosos. En todo el mundo existen evidencias de lo aquí afirmado. Miles de hospitales y casas de asistencia son atendidas por religiosas, por religiosos, por sacerdotes, como parte de su carisma. Igualmente acontece con organizaciones operadas por laicos.

En vista de todo lo anterior, la visita  de Francisco a estos triplemente delincuentes, no tiene nada de extraordinario. Claro, lo significativo es que es el Papa. Pero, repetimos, miles de sacerdotes en todo el mundo dedican parte de su tarea asistencial a atender s internos de reclusorios y de hospitales con las mismas características, y pasan desapercibidos para el gran público. Su labor es callada, pero admirable.

Ahora bien, si de la visita de Francisco a esos tres veces delincuentes se desprende que la Iglesia “deba”  cambiar no “su”, sino “la” doctrina de Jesucristo que a ella (y significativamente al propio Francisco) sólo le toca custodiar, pero  no alterar ni sustituir, entonces nos encontramos frente a la nueva, reiterada ofensiva del lobby gay dentro de la Iglesia, que busca asociar a ésta con la agenda de la Internacional Socialista o Socialdemocracia, consistente en la Reingeniería de la Sociedad,  de la persona humana, mediante la Ideología de Género.

Una cosa es la Caridad, suprema virtud del Dios que es Amor, y por supuesto la misericordia…y otra muy distinta la pretensión de introducir a la Iglesia en el proceso revolucionario:

*  Pretender separar la actividad Pastoral, de lo que es  la Doctrina, y en consecuencia

*  Solapar la vida de pecado y la práctica de actos antinaturales –vanalizando la comunión plena con Cristo a través de la Eucaristía–…so pretexto de una falsa, esquizofrénica misericordia.

Es decir, porque si a partir de ahora los católicos van a deslindar, a separar,  la práctica Pastoral eclesial de la Doctrina de Jesucristo, pues entonces lo que se va a vivir es ya no el catolicismo, sino un hospital psiquiátrico, un recinto internacional de terapia psicoanalítica, donde se atiende y conforta a personas con problemas, con desviaciones sexuales…pero no donde se les evangeliza, no donde se les acompaña para una paulatina vida virtuosa, no donde se les ayuda a sepultar al hombre viejo y a hacer flotar al hombre nuevo mediante el arrepentimiento, la conversión, la mortificación y la penitencia.

Una “iglesia” así, abdica de la metanoia.

Esto es, reniega de la conversión.

En otras palabras: procrea un catolicismo de clóset.

Porque edifica un catolicismo escondido, cuyos principios y preceptos se mantienen ciertamente intocados….pero  allá, guardaditos, en el Olimpo, en donde no “estorben” a los políticamente correctos, donde “no hagan ruido”, donde ya no provoquen manifestaciones de los gay contra la Iglesia, donde ya no sacudan ni molesten a las conciencias intranquilas.  Un falso cristianismo, pues, donde como en las corridas de toros, el juez concede las orejas y el rabo –aunque no los merezca el matador–, con tal de mantener calladito y contento “al respetable”.

Una especie de “catolicismo” platónico, donde los preceptos se colocan en el topos uranos, “en algún lugar”, allá lejos, en algún recóndito espacio del mundo celeste…en tanto aquí, en la tierra, le damos vuelo a la hilacha, so pretexto de la “misericordia”. Como decía Oscar Alarcón a los pobretones reporteros que llevaba a los buffets de fin de año de El Heraldo de México:

— Muchachos, atásquense, que hay lodo. …

Es decir que comulguen todos: divorciados, adúlteros, lesbianas, travestis, homosexuales, etc. Órale.

Por eso es que los cardenales y obispos del lobby gay se “defienden”, argumentando: “no, si no pretendemos cambiar los principios, la doctrina…lo único que queremos es  “adecuar” la pastoral de la Iglesia, ser más misericordiosos”.

Y por eso es que los Cardenales y Obispos no cismáticos les han respondido: separar, deslindar la Pastoral de la Doctrina, aún sin cambiar los principios ni la doctrina misma, es una forma de herejía, es un catolicismo esquizofrénico.

Y sí lo es. Es un catolicismo de doble vida. De hospital. Soy y no soy. Tengo una doctrina intocable, inmaculadamente guardada en el clóset que dice ésto…pero bendigo lo contrario. Hablo una cosa y practico lo opuesto.

Ya se verá en los próximos días y semanas lo que pretenden, después de la visita papal a los tres veces gravemente delincuentes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: