h1

Arma Secreta para 2016 y 2018: la Desesperanza Política

October 25, 2015

* LAS ALIANZAS DE LOS PANISTAS, REFLEJO DE SU DERROTISMO, Y CAUSA DE TRAICIONES, CONCESIONES Y DIMISIONES
* EN LA IGLESIA Y LA POLÍTICA: ¿”REFORMAS”…O RETROCESOS, ABANDONOS Y DESMORALIZACIÓN?
* LOS “PACTOS” Y LAS “ALIANZAS” HAN TERMINADO POR TRANSIGIR, HACER CALLAR Y HASTA HUNDIR EN DEPRESIÓN A LAS ÉLITES
De JOSÉ A. PÉREZ STUART
Tal y como se advirtió oportunamente aquí, en las elecciones celebradas este 2015 en México, la masonería socialdemócrata operó en diversos estados de la República para inflar la votación en favor de MORENA y así aplicar nuevamente su estrategia de desesperanza política, que por cierto contagió a finales del milenio pasado a los dirigentes de la derecha católica en México…y los hicieron perder –entre otras muchas cosas–, uno de sus bastiones: el Partido Acción Nacional, hoy precisamente en manos de las logias promotoras del populismo (sinónimo de la Internacional Socialista).

1.- Gobernadores de la masonería socialdemócrata, colocaron en las entidades donde operan a candidatos de sus logias en diversos partidos, de tal suerte que al pactar derrotas que afectaban deliberadamente al PRD y al PAN, por ejemplo, utilizaron tales resultados electorales para aplicar a los ingenuos la misma Estrategia de la Desesperanza Política: “solos, no ganamos”…”sólo en alianza podemos derrotar al PRI”.

2.- Las “alianzas estratégicas” de partidos revolucionarios (como el PRD, PANAL, Convergencia-Movimiento Ciudadano) con el PAN (a finales del milenio pasado y principios del actual todavía en manos de la derecha católica), no tuvieron por objetivo la democratización del país…sino reemplazar en el Poder a un grupo masónico por otro: sustituir al netamente Liberal, por el Populista, Socialista o Socialdemócrata, éste último alentado por las logias irregulares aglutinadas en torno al espurio Supremo Consejo de Lucerna.

3.- Mediante las “victorias” pactadas de MORENA para las elecciones que se celebraron este 2015, la masonería socialdemócrata –como lo ha venido haciendo desde antes que Ernesto Zedillo fuera Presidente, quien a través de Esteban Moctezuma pactó la caída de Roberto Madrazo como gobernador de Tabasco–, también trata de intimidar a la Corriente Liberal que recuperó Los Pinos para el PRI en el 2012, para forzarla a una negociación: la paz pública a cambio de la Presidencia de la República en el 2018.

Para completar su estrategia, han recurrido a las “encuestas” a modo, de tal manera que a través de ciertos medios de comunicación, como El Universal, y agencias que controlan, hacen figurar en los primeros lugares únicamente a los elementos de la misma masonería socialdemócratra, socialista o populista, como:

* Juan Ramón de la Fuente.

* Eruviel Ávila.

* Miguel Mancera.

* Rafael Moreno Valle.

* Andrés Manuel López Obrador.

Para ciertos medios y agencias comprometidas –económica o ideológicamente con la causa socialdemócrata–, parecieran no existir más hombres, ni alternativas. Lo peor es que también sucede lo mismo por el lado de la derecha, donde algunos de sus hombres se afanan en “colocarse”, en “pactar”, en “negociar”…para no quedar “fuera”. De las posiciones de poder. De los puestos de mando. Del jugoso ingreso económico.

Y es que…a la desviación Doctrinal, ha seguido el extravío político.

En efecto, cuando las élites político-católicas en México sufrieron la desviación doctrinal en el último decenio del milenio anterior, al reemplazar la vertebración de la sociedad en base a la revitalización de los cuerpos intermedios –que necesariamente daría como fruto la instauración del Orden Social Natural–, por la adopción tardía del Liberalismo Político y con éste la búsqueda del Poder por la vía partidista…ya no se afanaron en “restaurar todo en Cristo”…¡sino en derrotar al PRI!.

Pero como dentro del nuevo escenario al que entraron, el PRI se presentaba como un cuerpo inamovible, entonces la tentación se apoderó de las almas de esas élites, y la Desesperanza Política (intrínsecamente anticristiana) se adueñó de sus mentes y voluntades y…¡en las alianzas electorales con sus enemigos (los enemigos de la Iglesia, los enemigos del orden social cristiano), encontraron a sus mejores aliados antipriístas !.

La Desesperanza Política los convenció: solos, no podemos. Sólo aliados, ganamos.

La Desesperanza Política es la madre del derrotismo, del derrotismo de las élites. “Es el mal que roe la raíz de nuestra sociedad y es preludio de las peores capitulaciones. Constituye el objetivo principal de las guerras revolucionarias” (De Penfentenyo, Michel et al, La Esperanza Política). ¿De qué extrañarse de que tantos jóvenes políticos católicos se hayan perdido, arrastrados por las mareas de la corrupción, de las traiciones, de las dimisiones…de la búsqueda del poder? ¿Por qué admirarse de que algunos hayan preferido la defección ante un Gobernador o ante el Presidente de un Partido, por poner un ejemplo, si previamente se les había derrotado espiritualmente con el principio de que “solos no podemos”…”sólo en alianza con los expriístas vamos a alcanzar el poder”?

Otros, de políticos católicos en ciernes, saltaron a meros “operadores políticos” vendedores de votos de sus afines, para negociar posiciones personales en puestos de mando dentro del Partido o bien para alcanzar candidaturas a puestos de elección popular. Todo, en aras de las alianzas, de las negociaciones en lo oscurito.

Esas alianzas electorales, llamadas por ellos pomposamente “alianzas estratégicas”, son expresión de un íntimo, profundo derrotismo que “tiende a hacer tambalearse las conciencias, a dejar laxos los corazones. Trata de hacer creer que todo combate es inútil; que se debe pactar, transigir. Organiza la duda morbosa sobre los valores eternos. Invita a callarse, a hundirse” (Idem). Lo mismo que está pasando en la cúpula eclesial. Lo mismo que hoy se observa en muchos de los asistentes al Sínodo….

Que ponen los principios evangélicos y la aplicación de los sacramentos, a votación…

Que tratan de escudarse en una falsa “misericordia”, para vencerse ante el mal moral…

Que so pretexto de la poligamia en algunos puntos de África (¿pero qué acaso no es el caso de la que practican los mormones?), alegan motivos “culturales” para eliminar la universalidad natural de los principios, para eliminar la conciencia moral del hombre…

Que so pretexto de una falsa “misericordia” pretenden encontrar “valores” en conductas intrínsecamente malas, como las de los homosexuales y lesbianas, por ser anti naturales, esto es, contrarias al ser de la mujer, al ser del varón…

Cuando se pierde la Esperanza…llega la desesperanza. Y con la desesperanza, el derrotismo. Y con el derrotismo, las alianzas, los pactos con los enemigos.

Hemos caído en la tentación: y al caer en ella, la inteligencia ha sido sido nublada por la desmoralización, en el más amplio sentido del término. La pérdida, el abandono de la moral. Pero también el entreguismo. El entreguismo político. Y con ello, la propagación de de la depresión anímica en las élites.

Dentro, y fuera de la Iglesia. Entre los políticos y entre los dignatarios de la Iglesia misma.

“Un ejército de teólogos, asistidos por una red periodística considerable, no ha hecho sino esto: enseñar argumentos pedantes para convencer al deshonroso ejército de los cobardes de que deben participar en la huida, lejos de Dios y de sus mandamientos (y se abandona todo: moral, sacramentos, liturgia, pues todo es atacado).

“La misma política de retroceso, de concesiones y de abandonos se prosigue, idénticamente, y por las mismas razones, en casi todos los sectores de la vida social y política. Lo que prueba que no son verdaderas reformas lo que se busca. No, no; no se trata de reformar. Se trata de arruinar las almas…y por eso, la misma causa produce los mismos efectos por todas partes.

(propiedad de: Andrés Gutiérrez)

“Pero lo más importante no está ahí. Lo que más importa es comprender lo que hay detrás de la máscara de las embriagadoras teorías del liberalismo. Detrás de esta máscara está la horrible mueca del miedo y de la desmoralización.

“¿No muestra la historia que los triunfos totalitarios empiezan siempre por la derrota espiritual de los que estaban al cuidado de la vida nacional?” (Ibid)

Por eso hoy, la principal misión es muy clara: parar el pánico, detener la ruina de los corazones y de las voluntades.

Es un combate espiritual, en el plano social y político.

La “carnada” ha sido nuevamente puesta sobre la mesa: volver a establecer “alianzas” electorales con el enemigo. Para volver a reducir, a convertir, a caricaturizar la Historia de la Salvación…en pleitos electorales contra el PRI.

¿De dónde vienen las propuestas para el matrimonio entre personas del mismo sexo? ¿De dónde vienen las demandas para legalizar el aborto?

Los que tanto critican a Peña Nieto por sus reiteradas visitas al Vaticano, hoy justifican a Andrés Manuel López Obrador, que se hace retratar cerca de Francisco. Y los mismos que hoy se espantan por la forma como se infla con votos y falsas encuestas la figura de AMLO y MORENA, tampoco se acuerdan que el tabasqueño es marioneta del zedillato, que lo ha utilizado contra Carlos Salinas, contra Roberto Madrazo, contra la corriente liberal y modernizadora del PRI.

Estamos hoy, como ayer, entre la Esperanza y la Desesperanza. Entre dar el buen combate, como lo dio Pablo de Tarso, como lo ofreció el general Moscardó…o seguir entregando posiciones al enemigo, so pretexto de la transición democrática.

EL GENERAL MOSCARDÓ

P.D. El general español JOSÉ MOSCARDÓ se hizo famoso y pasó a la historia porque durante la Guerra Civil de su país, iniciada en 1936 por un alzamiento militar, defendió el Alcázar de Toledo contra los ataques armados de las fuerzas comunistas-republicanas.

El asedio era impresionante, pero él no se rendía. Frente a tal situación, los republicanos le llamaron por la radio y amenazaron con matar a su hijo, a quien habían hecho prisionero, si Moscardó no se rendía y entregaba el Alcázar. El general recibió la llamada, pidió hablar con su hijo y le dijo:

“Hijo, muere por Dios y por España”.

Al terminar el asedio, una vez que las tropas franquistas ocuparon la ciudad, el general Moscardó se presentó ante el general Moscardó y le dijo:  “Mi general, sin novedad en el Alcázar.” 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: